Fundació Barcelona Comerç

Castellano  |  Català
Iniciar Sesión
Bienvenidos a la web de la Fundació Barcelona Comerç
La búsqueda no puede estar vacía

Noticias

El comercio de proximidad barcelonés gana terreno.

publica Fundació Barcelona Comerç  ·  11, octubre 2012  ·  0 comentarios
Imprimir

Según los consumidores de Barcelona, la proximidad es el principal activo dentro de la estructura comercial de la ciudad. Ésta es una de las conclusiones recogidas en el Estudio de los hábitos de compra y flujos de atractividad de las polaridades comerciales en la ciudad de Barcelona, un trabajo elaborado por el Ayuntamiento de Barcelona con el objetivo de adecuar las políticas municipales y las estrategias comerciales de las empresas a la realidad del momento.

Según el estudio, que da continuidad a los trabajos realizados a los años 1990, 1996 y 2003, estas compras de proximidad son posibles por la extensión de la red comercial en todos los distritos de Barcelona, con presencia de mercados municipales y supermercados, la fuerza de los ejes comerciales y el papel de proximidad de determinados centros comerciales.
El informe también destaca que a la capital catalana, y con más intensidad que en otras ciudades, se detecta un movimiento pendular de retorno en el centro y en los ejes comerciales de distrito en detrimento de otros municipios próximos. Estas dos zonas (ejes comerciales centrales y ejes de distrito) obtienen la nota más alta en la valoración de los usuarios (7,9), por delante de los centros comerciales (7,8) y el hipercentro (7,6). Además, se observa una mejora significativa con respecto al 2003 en la valoración media de los diferentes ejes de distrito.

Raimond Blasi, concejal de Comerç, Consumo y Mercados del Ayuntamiento de Barcelona, valora muy positivamente la existencia de este estudio, porque "ofrece información de primera mano sobre los hábitos y las tendencias de compra de los ciudadanos y nos ayuda a formular las políticas municipales más adecuadas a la realidad y necesidades del momento". Blasi añade "que el informe corrobora cuál es el modelo comercial de Barcelona: un comercio de proximidad que encuentra su expresión en la oferta rica y variada de los ejes comerciales de los barrios y distrito y que desde el gobierno municipal impulsamos con firmeza y determinación".

Más compras en el barrio

Del estudio se desprende una tendencia progresiva a localizar las compras en el mismo barrio de residencia, dónde más del 90% de los barceloneses compra los productos de alimentación (carne y pescado|pez, fruta y verdura, pan y pastelería y resto de alimentos y bebidas), droguería, farmacia y herbolario. Son éstas zonas próximas donde también tienen lugar grande parte de las adquisiciones de artículos de perfumería (82,4%), telefonía (79,4%), complementos (73,9%), libros, diarios y música (68,2%), electrodomésticos (63,1%), ropa y calzado (60,8%), decoración del hogar (56,1%), juguetes (49,3%) e informática (44,9%).
El informe también destaca la aparición de dos fenómenos nuevos: las tiendas de proximidad especializadas en fruta y verdura, distribuidas por toda la ciudad y la influencia creciente de los centros comerciales, que han acogido parte de las compras en productos de equipamiento personal y de cultura y deportes.

Los supermercados de proximidad, que han irrumpido con fuerza entre 1986 y 2011, también registran un crecimiento sostenido con respecto a la compra de alimentación seca y bebidas. Este canal de venta prácticamente se ha duplicado entre 1986 y 2011, en detrimento del resto de formatos, destacando la pérdida de los hipermercados para este segmento de productos. Actualmente, un 83% de la población compra las bebidas y la alimentación no fresca en los supermercados.

Internet al alza

Las compras por internet representan un canal al alza, especialmente entre el público joven y con respecto a productos de telefonía (3,1%) informática, (5,6%) y a las ofertas ligadas al precio que ofrecen los outlets on-line Aun Así todavía queda camino para recurrir, sobre todo con respecto a las compras de alimentación. Dos terceras partes de las familias barcelonesas dicen que no compran nunca online y las que utilizan este canal, lo hacen muy esporádicamente (no llega al 1% en el caso de las compras de alimentación y productos cotidianos no alimenticios, ropa, calzado, complementos y equipamiento del hogar).
La edad determina el formato comercial
El estudio establece la edad como elemento determinante para la elección del formato comercial:

Jóvenes (entre 16 y 34 años)
Compran en grandes establecimientos especializados y en centros comerciales; se desplazan, incluso fuera de Barcelona, para encontrar mejores ofertas. Son compradores de fin de semana y mayoritariamente a las tardes.

Familias de edad intermedia (entre 35 y 54 años)
Compran en tiendas especializadas y buscan los mejores precios que puedan encontrar en los hipermercados. Son compradores del sábado y mayoritariamente a las tardes.

Personas mayores (más de 55 años)
Compran en los formatos más tradicionales, mercados municipales, tiendas de barrio y han hecho de los grandes almacenes también un formato tradicional. Se desplazan poco para comprar fuera de sus barrios de residencia. Son compradores de mañanas e indiferentes en qué día de la semana realizan las compras.

La mujer, principal responsable del cesto de la compra
La mujer continúa siendo la encargada principal de las compras de productos cotidianos alimenticios y no alimenticios (una media del 65% se ocupa de las compras de alimentación, droguería, limpieza, higiene personal, farmacia, herbolario, ropa, calzado y complementos, frente en la media del 30% de los hombres). No obstante, si comparamos la evolución de este dato en relación a las anteriores oleadas de encuesta, se observa una progresiva responsabilización de los hombres en las compras cotidianas.

La presencia del hombre como agente comprador es más importante según el coste de los productos. Es el caso de los electrodomésticos (35,7%), informática (46,8%), telefonía (39%) o cuando son los principales usuarios de los productos adquiridos (bricolaje, etc.).

Hay que destacar también que cuando el agente comprador es la mujer, lo hace con más intensidad en los entornos de proximidad, a los establecimientos más tradicionales, desde la tienda de barrio hasta los mercados municipales. Por contra, el hombre tiende a desplazarse fuera de su barrio de residencia

Fuente: Ayuntamiento de Barcelona

Archivos relacionados:
Comentarios:Hay 0 comentarios disponibles.

En Portada

  • Ajuntament de Barcelona Promoció Econòmica
  • Generalitat de Catalunya
  • Cambra de Comerç de Barcelona
Diseño Web
Dommia Soluciones Internet
c/ Lepant, 326, Entlo. 1, Desp. 2
08025 - Barcelona
Tel. 902 024 678 | +34 936 241 455
Portfolio visible en: www.dommia.es