Fundació Barcelona Comerç

Castellano  |  Català
Iniciar Sesión
Bienvenidos a la web de la Fundació Barcelona Comerç
La búsqueda no puede estar vacía

Eix Comercial Gran de Gràcia

Associació de Comerciants del Carrer Gran de Gràcia

Gran de Gràcia, 134-136
08012 Barcelona
Tel.: 932 171 169
eixgrandegracia@gmail.com
http://www.eixgrandegracia.cat/ Ver mapa localización
· Conéctate: Facebook

Tiendas amigas

Gracia tiene una historia reciente pero intensa, en muy poco tiempo paso de ser un territorio poco poblado a ser, ya en el siglo XIX, la segunda población de Catalunya y la novena de España con casi cincuenta mil habitantes. En este tránsito fue raval de la ciudad, villa independiente, distrito barcelonés y por encima de todo, un barrio con identidad propia muy remarcada. La pervivencia del urbanismo originario del núcleo antiguo contribuyo, sin duda, a mantener la vigencia de sus signos distintivos.

La villa de Gracia era considerada como la primera periferia de Barcelona, ya que era físicamente la más próxima, con la población más próspera y más grande que tenía la ciudad. Así, no es nada extraño que su calle principal, la calle Gran de Gràcia, situada a continuación del paseo de Gràcia, que lo unía con la Barcelona vieja, se convirtiese en el centro comercial y neurálgico de la villa.

La calle Gran de Gràcia comenzó como un atajo que iba desde el barrio de Jesús, que rodeaba el convento del mismo nombre, a la altura de los actuales "jardinets", hasta la iglesia de los "Josepets" en la plaza de Lesseps, y que una vez urbanizada, hacia el 1825, se convirtió en la actual calle.

Desde el principio se fueron estableciendo tiendas a lo largo de la calle, su situación de privilegio, ya que era la calle de entrada a la villa y de las más anchos, con las calles, más estrechas, de su cercanía, donde vivía y trabajaba una importante población, lo que permitió que la calle adquiriera el impulso necesario para crecer y consolidarse como el eje natural del comercio de Gracia.

También las comunicaciones de Gracia con Barcelona tuvieron gran importancia para el desarrollo positivo de su comercio. El primer tranvía barcelonés comenzó a unir la villa con la ciudad en 1872, el tranvía eléctrico lo hizo en el 1899 y los primeros autobuses comenzaron a circular el 1906. No es extraño, pues, que también estrenase la primera línea de metro. El 21 de julio de 1921 comenzaron las obras y dos años y medio después, el 31 de diciembre de 1924, comenzó a transportar viajeros el Gran Metro, que conectaba la plaza de Lesseps, por debajo de la calle Gran y del paseo de Gràcia, con la plaza de Catalunya.

Actualmente la calle Gran de Gràcia es una calle auténticamente comercial. Con sus aceras anchas, árboles y mobiliario urbano, y con la circulación de vehículos controlada, se ha convertido en una calle con todas las características necesarias para el comercio. El Eje Comercial Gran de Gràcia, formado por el impulso de la Asociació de Comerciants del Carrer Gran, cuenta con unos seiscientos establecimientos dedicados al comercio y los servicios y en su zona directa de influencia viven unos setenta y ocho mil habitantes.

La mayoría de los clientes de este eje comercial provienen del mismo barrio o de los barrios vecinos, con un flujo importante de clientes del resto de la ciudad. También cuenta con una creciente afluencia de turistas, que pasan por la calle, atraídos por la aglomeración de gente que siempre hay, como la continuación natural del centro de Barcelona, o bien por los que utilizan esta calle como camino para ir al Parc Güell o otros lugares de interés turístico.

El eje comercial, además, tiene en su entorno una magnífica oferta gastronómica, lo cual también favorece el tránsito de personas. No obstante, el eje comercial no quiere convertirse en una zona de paso, si no continuar siendo una calle a donde se venga a comprar, a pasear y a comer. En definitiva quieren que los clientes, al mismo tiempo que encuentran calidad y buen precio, se lo pasen bien y se marchen contentos con las compras y con el trato que han recibido.

Gran de Gràcia es una calle auténticamente comercial.

Con aceras anchas, árboles y mobiliario urbano, y con la circulación de vehiculos controlada, se ha convertido en una calle con todas las características necesarias para el comercio.

  • Ajuntament de Barcelona Promoció Econòmica
  • Generalitat de Catalunya
  • Cambra de Comerç de Barcelona
Diseño Web
Dommia Soluciones Internet
c/ Lepant, 326, Entlo. 1, Desp. 2
08025 - Barcelona
Tel. 902 024 678 | +34 936 241 455
Portfolio visible en: www.dommia.es